Gilraen, quizás? (2016-11-23)

Ojalá fuese ella y observando esta estatua en medio del bosque, pudiésemos rememorar la historia de los Dúnedain…; aunque la verdad es que ya está bien conformarse con que en el mundo haya gente capaz, de dejar la semilla de la imaginación en los rincones más insospechados.

Que delicia!  disfrutar de tan extraordinaria presencia, a solas en el bosque bajo la lluvia…

¿Como no ha de volar la imaginación?

_jsv8698-correo

 

Blowin’ in the Wind… (1990-12-06)

Es sorprende ver como una imagen del pasado transporta en si misma mucho más que un recuerdo.

El viento del Delta del Ebro de hace 26 años trae sonidos y aromas, y trae la frescura de un momento en la que uno de los inmortalizados era en aquel entonces “clavadito” a Bob Dylan…

Los archivos fotográficos son muy “peligrosos”; tienen la virtud de guardar las respuestas a las preguntas que hacen los recuerdos…

Sin que lo pretendamos en el justo momento de tomar las imágenes, con el tiempo éstas serán  capaces de explicar como hicimos para convertirnos en quien somos.  Ese es su patrimonio.

 

jsv-36-209-006-correo

Estoooo, Bob Dylan.

bobdylan-edit-021

“Occiduo” (2016-06-30)

De vez en cuando, cuesta imaginarse la realiadad…

Occidente: Los cuatro puntos cardinales del latín fueron sustituidos por nombres de origen germánico – Oriens, orientis por ‘east’ (este), Septentriones por ‘north’ (norte), Meridies por el antiguo inglés ‘suth’ (sur) y Occidens, occidentis por ‘west’ (oeste).

Las voces derivadas, excepto ‘norte’, se formaron a partir de las formas latinas. La palabra occidente depende de la raíz “kad”- (cas, cis) que marca la idea de ‘caída’ (‘cadere’: caer), ‘occidens’ siendo el participio de presente de ‘occidere’ (caer al suelo, perecer, ponerse). La locución occidente sole (Cicerón) significa ‘ a la puesta del sol’. Del mismo radical tenemos: ‘(de)cadencia’, ‘cadáver’, ‘caduco’, ‘caso’, ‘cascada’, ‘ocasión’, ‘accidente’, etc.

Fuente: http://etimologias.dechile.net/?occidente

_jsv4982-marco

El filósofo y orador romano Cicerón acuñó la expresión occidente sole, que, de forma más o menos literal, significaría ‘el sol cayente’, ‘el sol poniente’ o incluso ‘el Sol muriente’ (si aceptamos estos participios de presente). Esta expresión la usó Cicerón para referirse aloeste, que es la parte en la que el sol se pone, es decir, donde el sol desaparece. Con el paso del tiempo, la expresión acabó lexicalizándose y la palabra sole terminó por desaparecer, ya que con occidente bastaba para entender la expresión completa.

Fuente: http://www.delcastellano.com/2008/10/05/etimologia-de-occidente-oriente-septentrion-y-meridion/

Guilabert, tenía buena vista… (2010-11-18)

Veintiocho de diciembre del año 1048.

Entre las tinieblas  Guilabert se aproxima al Turó de Donadéu. Se dirije a la ermita de  Sant Pere de Reixac y por razones probablemente “regias” va a consagrar la humilde iglesia.  Podría ser también que las nobles obligaciones no fuesen las verdaderas razones del sagrado acto que está apunto de acontecer, y en realidad toda la ceremonia se debiera al deseo de observar desde lugares prominentes,  los más bonitos paisajes…  Vayan ustedes a saber.

Fuese por lo que fuese, lo cierto es que el mentado Obispo tuvo buena vista. Disfrutó del paisaje y muy probablemente pudo observar (al igual que hoy) como los brillantes rayos de luz tajaban la espesa niebla.

No hay forma de saber que es lo que le sugirió entonces aquella visión. Muy probablemente las tinieblas eran sinónimo de frío y humedad y la luz que se colaba en el valle, le pareció mucho más que un bonito contrapunto estético.

El caso de todo ello, es que gracias a lo acontecido aquel lejano día de hace casi 1000 años, la imagen de entonces se nos repite de vez en cuando, e ignorantes de cualquier historia acontecida entonces, nos sobrecogemos al observar un pequeño y evocador rincón en la antesala de la gran urbe.

Vaya con Guilabert…

 

Si escudriñamos con atención la imagen encontraremos a los delatores de nuestro tiempo. Unas farolas mal colocadas y unas torres de alta tensión ocultas entre las brumas, son el rastro que explica nuestra desidia y maltrato para con el paisaje.

 

dsc_2486-marco